lenguaje*enjuague

Talleres y lecturas de poesía

Organiza: seminario Euraca, Biblioteca de la Facultad de Bellas Artes UCM y Vicedecanato de Cultura

 

6 de marzo (18:30 hs. en la biblioteca de la Facultad Bellas Artes UCM)

De la lírica como capital: modelos de producción poética

Sesión de lectura y trabajo sobre textos de Poesía civil de Sergio Raimondi (VOX, 2001, reeditado en 2010 y 2012) y propuesta de una práctica de escritura euraca.

Poesía civil: libro de versos y materialismo histórico - poesía y economía ¿qué es poesía civil? ¿lenguaje incivil? antipoesía escrita justo antes de la caída del capitalismo en Argentina ¿el capitalismo como metáfora de la poesía? y viceversa ¿cuáles son las zonas de conflicto entre la lengua y el sistema? la lengua como sistema - la lengua como lugar de las asimetrías y los conflictos ¿de dónde? orígenes poéticos de una ciudad cualquiera en un país cualquiera solo que la ciudad (portuaria pequeña asumible cercana) es muy concreta y se llama Bahía Blanca ¿cómo se hace un estudio antropológico-materialista sobre cómo se funda una ciudad - un país? ¿colonialismo industrial - colonialismo cultural? análisis y collage de documentos de barbarie ensamblados con charlitas de paisanxs del lugar ¿cómo integrar lo archivístico en el poema? y viceversa ¿verso o prosa o qué carajo? una forma inédita de escritura.

 

8 de marzo (18:30 hs. en la biblioteca de la Facultad Bellas Artes UCM)

Lectura con Sergio Raimondi. Poesía civil

Conversa con y lectura de Sergio Raimondi y puesta en común de alguna de las prácticas de escritura planteadas en la sesión anterior.

Sergio Raimondi (Argentina, 1968) ha publicado Poesía civil (VOX, 2001), desde 2002 está trabajando en Para un diccionario crítico de la lengua. Ha publicado Catulito (VOX, 1999, reeditado en 2017), versiones al habla bonaerense del poeta latino y una traducción de fragmentos de Paterson de William Carlos Williams en la revista 18 whiskys. Fue director del Museo del Puerto de Ingeniero White, una institución pública dedicada al registro y la elaboración de la historia y el presente de esa comunidad portuaria.

Podremos hacerle unas cuantas preguntas y escuchar cómo suena la arquitectura de sus poemas (un urbanismo lingüístico más que un libro de poemas, pero qué libro de poemas).

 

10 de marzo (18:30 hs. en la biblioteca de la Facultad de Bellas Artes UCM)

Marcelo Díaz y Jorge Posada, lecturas en diálogo

Recital de Marcelo Díaz y Jorge Posada.

Marcelo Díaz (Argentina, 1965) formó parte del grupo Poetas mateístas, que llegó a sacar una antología (Antología Puesta al sol, 1990), pero también se dedicaba a grafitear la ciudad o a cubrir paredones, tal como lo hicieron con la revista mural Cornucopia. En 1998 sacó su primer libro de poemas, Berreta (Libros de Tierra Firme), Diesel 6002 (VOX, 2001) y Blaia (Liliputienses, 2013).

Jorge Posada(México, 1980). Autor de los libros La belleza son los aeropuertos vacíos (Liliputienses, 2013), Adiós a Croacia (Zindo & Gafuri, 2012) y Costa sin mar (UAM, México, 2012). En 2014 publicó los cuadernos de poesía Desglace (Aguadulce, Puerto Rico) y Canciones de la dependencia sexual (Bongobooks, Cuba).

 

 

3 poemas de Poesía civil

 

Gramsci y Valéry en la biblioteca

del Círculo de Estudios Sociales

creado en Ingeniero White en 1899

por el grupo anarquista “Libres Pensadores”

 

Parte de lo que hay, en la estructura de los andamios

que sostiene a los pintores de los tanques de la ESSO,

es un problema de sintaxis: ni mucho más ni mucho menos.

 

 

Los enemigos son Andrés Bello y el Chacho

 

El idioma se mueve y varía en el gusto de cada tierra,

y las herencias existen porque existe la rebelión.

Eso con respecto al lenguaje, dominio al que el Chacho,

al parecer, era ajeno, ya que sólo sabía rubricar

las cartas que un amanuense cualquiera le escribía

desde su rancho o, digamos, la cancillería de Guaja.

A ver si se entiende cuando el polemista afirma

que se ha de escribir tal como el pueblo pronuncia,

no gui, gi, no gue, ge, que no, qe, i por y, hache fuera,

o cuando se proclama a viva voz que el temor a infligir

reglas produce sometimiento porque cuenta la pasión,

no la forma estipulada correcta desde la Academia,

se ha de pensar, por favor, estrictamente en literatura,

ya que en política acá a eso se le llama montonera

y a los montoneros un romántico en el gobierno

no ofrecerá más que policía filológica. Son dos cosas.

 

 

Qué es el mar

 

El barrido de una red de arrastre a lo largo del lecho,

mallas de apertura máxima, en el tanque setecientos mil

litros de gas-oil, en la bodega bolsas de papa y cebolla,

jornada de treinta y cinco horas, sueño de cuatro, café,

acuerdos pactados en oficinas de Bruselas, crecimiento

del calamar illex en relación a la temperatura del agua

y las firmas de aprobación de la Corte Suprema, circuito

de canales de acero inoxidable por donde el pescado cae,

abadejo, hubbsi, transferencias de permiso amparadas

por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca; ahí:

atraviesa el fresquero la línea imaginaria del paralelo, va

tras una mancha en la pantalla del equipo de detección,

ignorante el cardumen de la noción de millas o charteo,

de las estadísticas irreales del INIDEP o el desfasaje

entre jornal y costo de vida desde el año mil novecientos

noventa y dos, filet de merluza de cola, SOMU y pez rata,

cartas de crédito adulteradas, lámparas y asiático pabellón,

irrupción de brotes de aftosa en rodeos británicos, hoki,

retorno a lo más hondo de toneladas de pota muerta

ante la aparición de langostino (valor cinco veces mayor),

infraestructura de almacenamiento y frío, caladero, eso.

 

2 traducciones

 

 

Corydón: En el campo las estrellas vi una vez

entre cardos al ras y rosetas volando

más veloces la verdad que no sé qué

Yo quería una para llevarme a casa (...)

 

Alexis: En alta mar el partrón relojea a Vito

que zarandea sin ganas la pesca

y deja dos o tres rayas entre los langostinos.

“¿Qué anda pasando, Vito?”, pregunta.

 

Traducción de Virgilio. En Arturo Carrera (selección y prólogo), Monstruos. Antología de la joven poesía argentina, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2001 (pp. 149-153).

Otra traducción: un poema de William Carlos Williams lleno de hipertextos

http://www.bazaramericano.com/media/cajas/williams/

 

 

Escena clásica

 

Una central eléctrica

con la forma de

una silla de ladrillo

30 metros de altura

 

en cuyo asiento

se sientan las figuras

de dos chimeneas

metálicas —aluminio—

 

que dominan un área

de ranchos flacos

en hilera —

de una de las cuales

 

brota humo

toruno mientras bajo

un cielo gris

la otra permanece

 

hoy pasiva—

 

 

 

The Complete Collected Poems 1906-1938

en Tomlinson, Charles (ed.)., William

Carlos Williams Selected Poems,

New Directions, NY, 1985.

 

 

 

Cuando clicas en algunas palabras de la traducción al español saltan otras ventanas en internet que despliegan textos en prosa, la mayoría poéticas, como el siguiente:

Para hacer dos afirmaciones descaradas: en una máquina no hay nada sentimental, y: un poema es una máquina pequeña (o grande) hecha de palabras. Cuando digo “no hay nada sentimental” con respecto a un poema, quiero decir que no debe haber nada redundante. La prosa puede transportar material informe, como un barco. Pero la máquina de la poesía se pone en movimiento hacia una economía perfecta. Como en todas las máquinas, su movimiento es intrínseco, ondulante, de un carácter más físico que literario.

William Carlos Williams

introducción a “The Wedge", en Selected Essays of William Carlos Williams,

New Directions, NY, 1969. Trad. SR